¿Qué significa ser Episcopal?

Creemos que Dios nos llama al amor. Por eso vemos en cada estudiante un hijo de Dios, no solo nos interesamos en ellos como estudiantes que necesitan pasar sus clases y proseguir con sus vidas, sino también como humanos complejos cuyas mentes, cuerpos y espíritu necesitan alimento y apoyo porque son la esperanza de Dios para la futura generación. El amor que practicamos como escuela Episcopal revela el sacrificio, paciencia, verdad, y citando a San Pablo, la disponibilidad de cada uno a hacerse cargo del camino del otro. Es un amor que fija expectativas y practica el perdón, cada uno en igual manera. En una frase, nos interesamos profundamente los unos por los otros. Como una escuela Episcopal, ponemos el amor como el centro de nuestras vidas.

Cada día vamos juntos a la capilla. El propósito de esto es para balancear el ajetreado paso de la vida escolar con un ritmo de vida semanal que incluye pausa, oración, y reflexión en esas cosas y esas relaciones que más importan en la vida. En la iglesia hacemos tiempo para agradecer a Dios por lo que tenemos, llevar en oración las necesidades y preocupaciones nuestras y de los demás, cantar alegremente celebrando las bendiciones de esta vida, y compartir historias de significado y propósito. Tal vez lo más importante es que en la iglesia regularmente recordamos ser conscientes de la presencia de algo más grande que nosotros mismos. Por estas razones nuestros capellanes y nuestras conexiones con la Diócesis Episcopal de Honduras son partes esenciales de nuestra identidad.

Nos esforzamos por ser un lugar acogedor. Así como el amor al prójimo es una piedra angular de la identidad Episcopal, la hospitalidad al extraño es otra. Las escuelas episcopales son intencionalmente diversas, y creemos que hay muchos caminos hacia Dios. Nuestra escuela acoge las perspectivas de otras religiones. Invitamos a todos aquellos que asisten y trabajan en nuestra institución para buscar claridad sobre nuestras más profundas creencias y para honrar sus convicciones, cualquiera que sea, completa y fielmente en sus propias vidas. Creemos que la conversación autentica entre religiones es la que más da fruto cuando cada uno de nosotros es claro y honesto sobre quienes somos. Nuestra tradición anglicana es rica y bella, la cual estamos ansiosos y comprometidos a compartir.

Carta del Obispo

¡Bienvenidos y bienvenidas a un nuevo año escolar, al hogar de los Bengals, a nuestro querido EBP!

A un nuevo año escolar.

Un nuevo año escolar siempre es emocionante, genera muchas expectativas tanto para los alumnos, como para los padres de familia. Como institución al igual que el año anterior, tenemos el gran desafío de reforzar los logros obtenidos en el área académica y formativa con el fin de  multiplicarlos, esto a través de una mejora continua.


Nos encontramos en una etapa en la que hemos logrado mantener y optimizar las metas educativas, tanto académicas como de desarrollo personal, contando con el compromiso de todos los integrantes de la comunidad: familia, alumnos, docentes  y área administrativa, cada uno desde su ámbito aporta en pro del aprendizaje de los niños y jóvenes que educamos.

Estamos haciendo énfasis en la educación cristiana, conscientes de la necesidad de fortalecer los principios y valores que les fueron inculcados en sus hogares, de esta manera estaremos entregando a la sociedad jóvenes íntegros, conocedores y temerosos de Dios.

Por este medio quiero animarle e invitarle a participar activamente en todas la actividades planificadas para este nuevo año, recuerde que su papel es fundamental y determinante en la formación de sus hijos, es por eso nuestro interés en establecer relaciones más fluidas entre familias y centro educativo, que repercutirán positivamente en sus hijos (as). En EBP hemos sido testigos de que cuando la relación de nuestras familias con la institución es fuerte, el rendimiento de los estudiantes también se fortalece.

El Buen Pastor maneja una política de puertas abiertas, así que estaremos pendientes de ustedes, por favor no duden acercarse y ponerse en contacto con nosotros. Estamos comprometidos con la misión y visión centrada en el evangelio, aprendices de por vida.

Que la Paz y el Amor de Dios sean con ustedes.

Su Rector y amigo